Astigmatismo

“¿Me dijeron que tengo astigmatismo, que significa eso?”

El astigmatismo es una condición en la que la imagen se percibe borrosa, distorsionada, o ver como “debajo del agua” tanto de lejos como de cerca.

“¿Por qué se origina esto?”

El astigmatismo, en la mayoría de los casos, se origina porque la curvatura natural de nuestra cornea, no es perfecta y presenta irregularidades y valles, que generan una distorsión en los rayos de luz que atraviesan nuestro ojo y por lo tanto llegan en dos puntos distintos en la macula. Por esta razón es que un astigmata es más propenso a confundir letras similares, como la F con la E, o la O con la C.

“¿Si uso los lentes, esto va a disminuir?”

No, a menos que el astigmatismo sea en un niño muy pequeño en donde la curvatura corneal presenta un astigmatismo fisiológico pequeño que se suele corregir con los años, dichos niños generalmente no necesitan lentes y solo se deben realizar controles anuales.

“Tengo un astigmatismo alto, ¿debo tener precauciones especiales?”

Si. Debe realizarse controles anuales con su médico oftalmólogo, y evitar rascarse o refregarse los ojos de manera fuerte para evitar que la córnea se deforme más aun y el astigmatismo aumente o se genere un queratocono, enfermedad en la que la cornea adquiere una curvatura excesiva y debe ser controlado periódicamente para evaluar su progresión. Las personas con astigmatismos altos (sobre las -3.00 dioptrías cilíndricas) son más propensos a desarrollar queratocono, sobre todo si poseen antecedes familiares de queratocono en la familia, por lo tanto, deben evaluarse de manera anual.